Los principales dioses mexicas

Publicado por Ariadna en

En la primera parte de este artículo vamos a hablar de los principales dioses dentro de la religión mexica. Al igual que el cristianismo en el Viejo Mundo estaba presente en las diferentes sociedades que lo profesaban aportando una moral, una conducta de comportamiento en comunidad, una religiosidad, una cosmogonía, unas festividades y justificaciones políticas e incluso bélicas; el politeísmo mexica también abarcaba todos estos aspectos, compartiendo ciertas similitudes, pero ​sobre todo teniendo ​muchas diferencias. Los mexicas creían que previamente al mundo que ellos conocían, el Quinto Sol, hubo cuatro mundos o soles donde reinaba una divinidad diferente y fueron destruidos por diferentes catástrofes​, que venían anunciadas según la fecha establecida en el calendario, donde la humanidad perecía debido a los malos actos cometidos por ellos y volvía a resurgir con la imposición de una nueva divinidad junto a un nuevo sol.

El origen de los seres vivos y de los mismos dioses lo situaban en la primera pareja divina, ​Ometecuhtli (Señor de la Dualidad) y ​Omecihuatl (Señora de la Dualidad)​; ​pese a la importancia que tenían en la cosmogonía mexica al ser los padres creadores, en el siglo XVI únicamente se les reconocía el poder de fijar la fecha del nacimiento y el destino de cada ser. Para los mexicas la creación más importante fue el nacimiento del Sol, llamado inicialmente ​Tonatiuh, ​pero con el triunfo de Itzcóatl frente la alianza tepaneca en 1428 y por las reformas imperiales realizadas se le otorgó al dios ​Huitzilopochtli la equiparación al Sol. Como otros muchos dioses mesoamericanos, ​Huitzilopochtli tenía una naturaleza dual, pero en un inicio estaba fusionado con un héroe en vez de con otro dios, como ocurrió posteriormente con la reforma imperial, la cual hizo que pasase a ser la deidad más importante para los aztecas.

Cada día, como Sol que era, debía enfrentarse con su hermana la Luna, ​Coyolxauhqui​, para evitar que las tinieblas y el fin del mundo conocido llegase. ​Huitzilopochtli para poder salir victorioso del combate debía ser alimentado con sangre humana (​chalchihuatl)​, debido a que para la misma creación del Quinto Sol los dioses se tuvieron que sacrificar; como deuda a los dioses y como pueblo elegido, los mexicas debían alimentar a su dios nacional mediante los sacrificios humanos ya que es una transmutación por la cual de la muerte sale la vida (Soustelle,1970:102). Debido a esta gran lucha que realiza, ​Huitzilopochtli también era considerado el dios de la ​Guerra​. Las reformas imperiales implantadas ​a mediados del siglo XV englobaron todos los aspectos de la sociedad mexica y supuso la creación de la ideología que permitió justificar la expansión, la conquista ​y su supremacía por encima de los pueblos vecinos a través de la religión, los sacrificios y la guerra.

El panteón mexica era muy amplio, y todavía aumentó más al formar el Imperio e ir añadiendo divinidades locales de las provincias conquistadas. Los dioses que tenían atribuciones agrícolas eran sumamente adorados debido a que la agricultura era su sustento de vida. Un ejemplo sería ​Tláloc, ​el dios de la Lluvia, ​venerado en toda la zona de Mesoamérica, o ​Xipe Tótec, ​cuyo origen parece provenir ​del pueblo yopi y es identificado como el representante ​de la primavera ​y de la renovación de la naturaleza (Conrad y Demarest,1988:47), pero hay autores que han cuestionado y ampliado sus atribuciones. Carlos Javier González González (2011) focaliza a Xipe Tótec como representante de la renovación del maíz y amplía su culto como otro dios de la ​Guerra, debido a que las veintenas (es el mes azteca) en las que se adoraba a la deidad a las víctimas del sacrificio gladiatorio (​tlacaxipehualiztli​) se les arrancaba el corazón para ser desolladas y usar las pieles como vestimenta por parte de los sacerdotes para glorificar a la deidad.

El presentarlo como otra divinidad relacionada con la Guerra se debe a que los guerreros tenían una amplia participación en su ritual, puesto que en el sacrificio ritual uno de los cautivos guerreros extranjeros obtenidos debía enfrentarse con los guerreros jaguar y águila con unas armas de madera y atados a la piedra ​temalácatl. Además, una vez sacrificados, ingerían una parte del cuerpo inmolado de la víctima que habían proporcionado ellos mismos. La guerra y la agricultura se reunían en el culto de ​Xipe Tótec debido a que ambas se consideraban actividades generadoras de vida (González,2011:401). Hemos de comprender que las divinidades mesoamericanas en general no eran entendidas como las occidentales, puesto que eran unos conjuntos divinos que representaban la naturaleza o astros  y que podían manifestarse en un sinfín de aspectos, siendo capaces de desdoblarse ​o que varias divinidades representasen lo mismo.

Otra de las divinidades importantes era ​Tezcatlipoca que, ​dependiendo de la festividad, el calendario, el punto cardinal y otros aspectos, podía asociarse con un sinfín de cosas, como la muerte, la noche, la justicia, los banquetes, etc. siendo uno de los dioses que se desdobla hasta cuatro veces.  Por último, ​cabe ​destacar a ​Tlazoltéotl​, divinidad importada de los huastecas, era la diosa del amor carnal, del pecado y de la confesión, pero hemos de tener en cuenta que la concepción del pecado para los aztecas no era tan amplia ni tan transcendental para la vida después de la muerte como en el catolicismo. Únicamente podían confesar una vez en la vida ante un sacerdote y sólo eran considerados pecados los actos carnales o la embriaguez, puesto que no eran los pecados los que determinaban donde iba el alma sino la forma de morir. Los únicos que encontraban un destino diferente después de la muerte eran los guerreros muertos en batalla o sacrificados, las mujeres que fallecían al dar a luz y los ahogados, ​todos ​los demás iban al inframundo, el ​Mictlán​.

Los dioses mesoamericanos se caracterizaban, a diferencia del dios cristiano o del panteón griego/romano, por ser mortales y por tener una apariencia que mezclaba el aspecto antropomórfico con un físico un tanto grotesco. Además, también algunos de ellos tenían el papel que en Occidente ​disfrutan los santos al ser los patronos de los diferentes oficios, como ​Xipe Tótec patrono de los orfebres, ​Tezcatlipoca patrono de los guerreros o ​Quetzalcóatl patrono de los sacerdotes.

Bibliografía:
  • Conrad, G. y Demarest, A. (1988), Religión e Imperio. Dinámicas del expansionismo azteca e inca, Madrid: Alianza. 312 pp.
  • González González, C.J. (2011), Xipe Tótec: guerra y regeneración del maíz en la religión mexica, México: Fondo de Cultura Económica. 453 pp.
  • Soustelle, J. (1970), La vida cotidiana de los aztecas en vísperas de la conquista, México: Fondo de Cultura Económica de España. 283 pp.
Summary
Los principales dioses mexicas
Article Name
Los principales dioses mexicas
Description
Primera parte de un artículo que habla sobre los principales dioses, la concepción del mundo dentro de la religión mexica.
Author
Publisher Name
Mundo Mexica
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *