reseña de la serie Hernán

Reseña histórica de ‘Hernán’: serie de Amazon

En este artículo procedemos hacer una reseña histórica de Hernán, la serie sobre el conquistador Hernán Cortés, sus acompañantes y el proceso de conquista del Imperio mexica. La serie ha sido coproducida por las productoras Dopamine (México) y Onza Entertainment (España) para TV Azteca, History Channel Lationamérica y Amazon Prime Video. En el caso de las cadenas de televisión se emitieron semanalmente los 8 capítulos a partir del 21 de noviembre de 2019, mientras que en Prime Video se pueden ver online desde ese día en todos los países donde está operativa la plataforma.

La reseña a Hernán va a ser sin spoilers para no revelaros los hechos a todos aquellos a los que os pique la curiosidad y no sepáis exactamente cómo se llevó a cabo el proceso de conquista. Aún así, que haré algunos comentarios sobre escenas o sucesos que muestran en la serie que realmente no sucedieron tal y como ellos expresan y nombrar algunos hechos que sí reflejan al cien por cien en las crónicas y documentos contemporáneos. Desde un incio, quiero matizar que es un drama histórico, y que por lo tanto,  los guionistas y directores no están obligados moralmente a presentar un producto completamente veraz. Por ello, algunos de los fallos históricos son más bien añadidos que no sucedieron o modificaciones parciales para darle dramatismo a la trama.

Estructura narrativa y sus protagonistas 

La serie está distribuida en 8 capítulos y cada uno de ellos está enfocado en uno de los protagonistas o principales figuras que intervinieron en el suceso y cómo ellos lo vivieron. Si bien es cierto que hubo otros personajes destacables por ambos bandos, la elección de los protagonistas me parece acertada. Los protagonistas, explicados muy por encima, los actores/actrices y su orden respectivo en los capítulos son los siguientes:

Cap.1. Marina: también conocida como Malinalli, Malintzin o Malinche (interpretada por Ishbel Bautista), fue una joven indígena utilizada por Hernán Cortés como una de sus traductoras para entablar relaciones políticas con los locales, pues hablaba el idioma maya y el náhuatl.

Cap.2. Olid: Cristóbal de Olid (interpretado por Víctor Clavijo), fue uno de los capitanes de la partida de reconocimiento de Hernán, servidor de la corona hispánica y del gobernador de Cuba del momento, Diego Velázquez.

Cap.3. Xicoténcatl: fue un señor de la guerra tlaxcalteca (interpretado por Jorge Antonio Guerrero) que acabó ayudando a los castellanos recién llegados en el proceso de conquista, no sin antes resistirse a ello.

Cap.4. Bernal: Bernal Díaz del Castillo (interpretado por Miguel Ángel Amor), fue uno de los soldados de la expedición de Cortés. Participó activamente en la conquista pero también se dedicó a redactar un diario donde anotaba todos los sucesos bélicos y encuentros con los indígenas, con amplias descripciones y que más adelante evolucionaría en la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España.

Cap.5. Moctezuma: también conocido como Moctezuma Xocoyotzin o II (interpretado por Dagoberto Dama), fue el huey tlatoani de la ciudad de Tenochtitlán en el momento de la llegada de los conquistadores, encontrándose en una situación sin precedentes.

Cap.6. Alvarado: Pedro de Alvarado (interpretado por Michel Brown), fue uno de los capitanes y hombre de confianza de Cortés. La figura de Alvarado es fundamental para entender el motivo por el cual los castellanos e indígenas aliados fueron sitiados en la capital del Imperio mexica.

Cap.7. Sandoval: Gonzalo de Sandoval (interpretado por Almagro San Miguel) fue el capitán más joven de la partida y primo de Cortés, siendo la mano derecha de este.

Cap.8. Hernán: Hernán Cortés (interpretado por Óscar Jaenada), fue el capitán general de la expedición que acabó en la conquista del Imperio mexica, utilizando a su favor sus conocimientos de leyes, en estrategia militar, habilidades políticas y la violencia para conseguir la alianza con otros pueblos indígenas.

Los sucesos se muestran al espectador con usos de flashbacks, situando el presente a mitades del mes de junio de 1520 cuando los castellanos y los indígenas aliados estuvieron sitiados dentro del palacio de Axayácatl tras la Matanza del Templo Mayor. Mediante estos flashbacks combinados con el presente vemos su llegada a la Península de Yucatán y sus primeros contactos con los mayas, los encuentros y batallas con otros indígenas hasta cómo acabaron sitiados en la capital mexica. Considero que esta forma de presentar la historia es inteligente, puesto que al no seguir un orden lineal lo hace atractivo, pero también puede llegar a ser un poco confuso para alguien que no tiene muchos conocimientos de los hechos cronológicos de la conquista.

Los aciertos históricos y elementos escenográficos

A lo largo del producto se nota que han estudiado las fuentes primarias como crónicas y códices del siglo XVI y que también han sido asesorados por historiadores como César Moheno e instituciones como el INAH para ser lo más veraces posibles.  A grandes rasgos, creo que se puede decir que lo han sido. En muchas escenas podemos ver fragmentos calcados de obras como la Historia verdadera de Díaz del Castillo, las Cartas de Relación de Cortés, la  Historia general de las cosas de la Nueva España de Bernardino de Sahagún y otras fuentes primarias que hacen que el espectador se meta de lleno en la historia.  En la serie se muestra muy bien lo impactante que fue choque cultural  entre los pueblos mesoamericanos (mayas, totonacas, tlaxcaltecas y después los mexicas) y los castellanos en los primeros encuentros y durante su convivencia.

Vemos lo que supuso para los indígenas mesoamericanos ver las barbas, armas de hierro y los caballos, a los cuales temían en un inicio porque creían que los castellanos estaban unidos a los caballos y formaban uno. Los perros que los acompañaban también fueron unos animales muy temidos, puesto que al igual que con los caballos nunca antes los habían visto Su temor inicial se vio sustentando cuando empezaron a utilizar a los perros para matar y torturar a sus enemigos indígenas. El armamento y los ropajes también sorprendieron a los locales, los arcabuces de los castellanos eran vistos como bastones que sonaban como truenos y que lanzaban fuego, algo que se muestra muy bien en la serie. En el caso de los castellanos también resaltan el impacto que les generó ver la desnudez o ligereza de ropa, la religión politeísta siendo para ellos pagana y falsa, además de la alimentación tan diferente que tenían los indígenas. Pero sin duda lo que más les conmocionó y horrorizó fueron los sacrificios humanos y el canibalismo ritual tras las inmolaciones. En la primera temporada de Hernán aparecen los sacrificios, el canibalismo,  muertes  y torturas de forma explícta y cruda, y la verdad es que no se podría haber enseñado de mejor forma.

Sin duda, el trabajo de investigación acerca de la cosmogonía y cosmovisión mexica es excelente, pues muestran cómo los indígenas entendían la supervivencia del universo: si no alimentaban a los dioses con carne humana, el universo colapsaría. La serie nos muestra con pinceladas las tácticas bélicas, armas y la élite militar indígena con los guerreros jáguar y guerreros águila, pues podemos ver el uso de trampas para que los castellanos y sus indígenas aliados cayesen en agujeros cubiertos con paja pero que contenían estacas. En su máximo explendor aparece el macuáhuitl, arma similar a una espada hecha de madera con fragmentos de obsidiana a ambos lados. Una las tácticas que empleaban los indígenas contra sus enemigos era el uso tambores y caracoles de mar para intimidarlos, además de para inciar, marcar el ritmo de las batallas y finalizarlas. Por otro lado, las lenguas nativas han sido muy bien cuidadas y representadas, pues los actores y actrices que interpretan a los diferentes pueblos indígenas hablan constantemente en maya y náhuatl. Para conseguirlo, tuvieron que estudiar durante 7 meses dichas lenguas.

sacrificios reseña serie Hernán
Calaveras de los sacrificados ofrecidos a los dioses. Imagen obtenida de Hernán.

Los escenarios y las recreaciones de las localidades mesoamericanas están muy logradas, pues según informó César Moheno grabaron en todas las localidades por las que pasaron los conquistadores. Un ejemplo de escenario de calidad es el palacio de Axayácatl, donde se pueden ver geniales murales de algunos de los dioses mexicas en las zonas comunes del palacio. En relación a esto, debemos resaltar también las manifiestaciones religiosas como las esculturas de deidades como la de Coatlicue, diosa de la fertilidad o la de Mictecacíhuatl, diosa de la muerte.

Hernán nos permite conocer otro aspecto cultural indígena ya que el espectador descubre cómo eran los ritos funerarios de las élites, quienes eran incinerados en una pila de madera junto a las ofrendas realizas al difunto. Añadir a esto, que sin duda con lo que han dejado maravillado al espectador es con la recreación de la ciudad de Tenochtitlán con CGI, pues cada vez aparece una panorámica aérea puede llegar a creer que la capital mexica sige en pie.

tenochtitlán reseña de la serie Hernán
Visión aérea de la ciudad de Tenochtitlán. Imagen obtenida de Hernán.

Además, destacar las vestimentas, adornos, pedrerías y peinados que llevan los indígenas en esta primera temporada, demostrando nuevamente que han seguido los consejos de los historiadores que los han asesorado. Todos estos detalles provocan que el espectador se meta de lleno en la historia,como si estuviese presenciando todo lo que pasó. Pese a ver comentado con anterioridad que por la narrativa de la serie puede ser complicada de seguir si no tienes conocimientos previos, para el público que no sepa nada acerca de la cultura y comogonía indígena mesoamericana le permitirá tener un primer contacto bastante certero y que le puede llevar a querer informarse acerca del tema.

Ausencia de la Leyenda Negra y de la heroización de los conquistadores 

Finalmente, me gustaría destacar cómo han mostrado los sucesos y actuaciones tanto de los pueblos mesoamericanos como de los castellanos. Este acontecimiento, al igual que otros hechos históricos, se ha llegado a presentar en numerosas ocasiones de forma simplista como un enfrentamiento entre buenos y malos, o civilizados contra salvajes, algo que afortunadamente no muestra este producto. Todas las sociedades del siglo XVI fueron brutalmente crueles vistas desde nuestra perspectiva, por ello, debemos ser cuidadosos de no impartir un juicio moral y anacrónico cuando analizamos y hablamos de la conquista de lo que hoy es México. Sin embargo, sería estúpido y de nuevo simplista, no reconocer lo atroces que fueron muchos de los actos cometidos por los súbditos de la Monarquía hispánica durante la conquista, incluso para los niveles tolerables de violencia de la época. Tampoco han presentado a los indígenas como si fuesen salvajees ignorantes a los que debían salvar y evangelizar, aunque esa fuese parcialmente la creencia por parte de los castellanos y posteriormente de los europeos en los siguientes siglos.

Por ello, aunque la serie no sea cien por cien fidedigna, sí que considero que el relato es bastante certero y no peca de utilizar argumentos propios de Leyenda Negra, de idealizar a los castellanos que participaron en proceso de conquista o presentar a los indígenas como unos incultos. Hernán y sus acompañantes fueron hombres de la época, que mediante la estrategia, alianzas políticas con pueblos indígenas y altos niveles de violencia, consiguieron hacerse con el control del Imperio mexica.

Los fallos históricos y aspectos mejorables

De nuevo, resaltando que es una serie histórica dramatizada y que por ello,  los guionistas no están obligados a contar la historia verídica, sí que creo que al tener el apoyo de especialistas en la materia como César Moheno podrían haber evitado cometer los fallos de vestuario que se han visto. Mientras que el vestuario y la caracterización de los indígenas se ha reflejado genial, los ropajes que llevan los castellanos no serían los acordes a lo que se llevaban en 1519, sino que los han vestido con la indumentaria que se llevaría en décadas posteriores, en concreto en las decadas de 1530-1540, como comentó la experta en vestuario Consuelo Sanz de Bremond Lloret. En relación a esto, lo más destacable y que en internet ha tenido bastante revuelo desde que salió el trailer de la serie, es la espada que lleva Hernán Cortés. En la grabación le han dado una forma y estilo épico que las espadas de los conquistadores no tenían. Es cierto que no utilizaron un único tipo de espada, pero lo más común eran las espadas roperas y las espadas en las que se debía utilizar ambas manos como la que utiliza Cortés en la serie sólo se empleaban en ciertos momentos del combate. Las espadas roperas eran armas ligeras con hojas finas como las que se aprecian en la imagen. Las empuñaduras de los castellanos que conquistaron el Imperio mexica eran parecidas a la de la primera y tercera espada, pero probablemente con menos adornos.

reseña de la serie Hernán
Diferentes empuñaduras de espadas roperas. Imagen obtenida en La Espada Toledana

Pese haber contado con más de 300 extras según Azteca TV, en ciertos momentos se nota cierta falta de ellos. En algunas batallas parece que sólo haya 50 personas guerreando en cada bando, cuando en realidad fueron enfrentamientos mucho más numerosos. Además, cuando hacen los planos aéreos de Tenochtitlán se ve una ciudad vacía, donde no se muestra el gentío que describen las crónicas de la época, algo que se podría arreglar con CGI.

Otro error histórico que presentan en la serie es el tiempo entre que se produjo la Matanza en el Templo Mayor en ausencia de Cortés y el momento en que este vuelve. En la serie lo muestran como si sólo hubiesen pasado uno o dos días, cuando los dos hechos están separados por un mes. Este sería uno de los casos en que probablemente eran conscientes de ello pero lo hicieron así para que fuese más dramática la escena y cautivar al espectador.

Por otro lado, se presenta la relación de Malintzin y Hernán Cortés demasiado afectiva para lo que probablemente fue. Si bien Bernal Díaz del Castillo sí que describe con exactitud el primer encuentro entre ambos que se ve en la serie, presentan esta y las demás relaciones afectivas más parecidas a las nuestras que a las de la época y más en el caso en las relaciones de castellanos-mujeres indígenas. A la vez, en su defensa diré que con estas relaciones amorosas el objetivo nuevamente ha sido añadir emoción a la trama.

La última pega que le encontraría a la serie es el final, pues es bastante abrupto y te deja con ganas de saber más. Soy consciente que esto implica que han hecho bien su trabajo y han sabido atraparme y meterme de lleno en la historia, pero también es un corte y una finalización de temporada demasiado tajante. Afortunadamente, sabemos que habrá una segunda temporada aunque por ahora desconocemos la fecha de estreno.

Conclusión

En mi opinión, si bien han cometido fallos históricos que podrían haber evitado, me parece una serie que refleja bastante bien los inicios del proceso de conquista de México y las culturas indígenas mesoamericanas. Hernán es una buena serie a la que recomiendo a todo aquel que esté interesado en la materia y a los conocedores de ella. Pues puede ser útil tanto para iniciarse en esta época y suceso histórico, provocando que tengan la necesidad de informarse para dejar atrás la Leyenda Negra que hay alrededor del suceso y sus falsos mitos; pero también para que los historiadores o entendidos en la materia disfruten de una buena representación y dramatización de los hechos.

Bibliografía:

  • Bueno Bravo, I. (2007), Guerra en el Imperio Azteca: expansión, ideología y arte, Madrid: Editorial Complutense. 402 pp.
  • Bueno Bravo, I. (2009), “El sacrificio gladiatorio y su vinculación con la guerra en la sociedad mexicana”, Gladius, 185-204 pp.
  • Conrad, G. y Demarest, A. (1988), Religión e Imperio. Dinámicas del expansionismo azteca e inca, Madrid: Alianza. 312 pp.
  • Díaz del Castillo, B. (1632), Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, edición, estudio y notas de Guillermo Serés. Madrid: Real Academia Española – Barcelona: Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2011.
  • Miralles, J. (2002), Hernán Cortes. El inventor de México, Barcelona: Tusquets Editores. 712 pp.
  • Soustelle, J. (1970), La vida cotidiana de los aztecas en vísperas de la conquista, México: Fondo de Cultura Económica de España. 283 pp.

               

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.